VIAJE HACIA LA VIDA
TIERRA DE HOMBRES

PROCESO DE VIAJE HACIA LA VIDA.

39 niños y niñas han estado en España desde enero a diciembre de 2019 para tratarse e intervenirse: 4 en Euskadi, 11 en Córdoba, 11 en Málaga, 11 en Galicia y 2 en Madrid.

El estudio y la selección de casos, se realiza en los países de origen en función de la gravedad de la enfermedad del niño, de la previsión de mejora a corto plazo y de las posibilidades de un correcto seguimiento a su regreso. Todo este proceso en España está gestionado por el equipo que lleva el proyecto “Viaje Hacia la Vida” responsable de todo el seguimiento médico y la coordinación de los voluntarios y familias de acogida.

El coordinador médico desde Suiza asigna los expedientes a Tdh–E que los distribuye al equipo de especialistas según la patología del niño, de entre los hospitales colaboradores para que haga una valoración y nos proporcione el consentimiento médico. Ahí empiezan los trámites administrativos necesarios para su traslado y tratamiento.

El siguiente paso es hablar con la familia que Tierra de hombres designa para ese pequeño que firman con Tdh un documento donde se comprometen a acoger a ese menor y no obstaculizar su regreso entre otras cláusulas. Posteriormente se envía toda la documentación a las delegaciones de familia de cada comunidad y extranjería para obtener los permisos necesarios para su visado. Una vez finalizados los trámites, los pequeños llegan a España acompañados de voluntarios de la ONG Aviación Sin Fronteras que colabora con Tierra de Hombres desde sus comienzos.

Se avisa a la familia de acogida temporal y se la cita en el aeropuerto donde está también el delegado y responsable de Viaje Hacia la Vida

El niño se va a casa con la familia de acogida unos días mientras se le hacen todas las pruebas necesarias. Una vez están las pruebas realizadas, el menor ingresa para ser operado.

 

En el hospital está siempre acompañado por voluntarios de Tdh que durante las 24 horas hacen turnos para que el pequeño esté siempre y en cada momento con un voluntario de la organización. El voluntariado y las familias de acogida de la Fundación son un pilar indispensable para el desarrollo del programa.

Una vez le dan el alta temporal, vuelve con su familia de acogida que le cuidará y llevará a las revisiones con el responsable del programa, que el equipo médico programe. Una vez que el equipo médico le da el alta definitiva, se pone en marcha todo lo necesario para que el menor regrese a su país con su familia.

Lo despedimos en el aeropuerto, con momentos tristes y al mismo tiempo dulces, pues se ve y se aprecia un antes y un después, cuando un niño llega es una alegría pero también una enorme responsabilidad la cual las familias de Tdh afrontan con una entereza enorme, poniendo todo el cariño y paciencia del mundo para que ese niño se sienta lo más a gusto posible. Son niños muy cariñosos y agradecidos y sus recuperaciones y adaptación son sorprendentes.

Durante el año 2019 se han estudiado un total de 62 expedientes, de los cuales 27 menores que estaban en tratamiento han podido volver a su país, 22 han sido trasladados a España, 12 expedientes se encuentran en tramitación y 7 han sido rechazados por no ser viable tratar la patología y uno falleció en terreno antes de su venida. 9 niños han venido con una patología asociada con lo que han tenido dos intervenciones y 3 han tenido más de una intervención de la misma patología.

Por otro lado se han llevado a cabo en el país de origen 38 seguimientos de niños intervenidos en España, según las pautas ́medicas derivadas del informe final a la marcha.

Esto es posible, gracias a la colaboración entre Tierra de hombres y Hospitales de la Sanidad Pública y Privada de España, que ponen al servicio de los pequeños beneficiarios sus instalaciones de alta tecnología, equipos médicos cualificados y personal sanitario para llevar a cabo estas intervenciones.

Desde sus inicios y gracias a esta cadena solidaria apoyada por instituciones, entidades, empresas y donaciones de particulares, casi 800 niños y niñas ya han sido intervenidos a nivel nacional en las diferentes hospitales de las delegaciones de Tierra de hombres-España; Madrid, Andalucía, Galicia y Euskadi, pudiendo llevar hoy una vida normal en sus países de origen, junto a sus familias biológicas.